Iglesias, Capillas y Oratorios. 

En las Iglesias públicas, Capillas semipúblicas y Oratorios privados de la Pía Unión de San Pablo Apostol, se rinde el culto de latría, propiciatorio, eucarístico e impetratorio, a Dios, especialmente presente con su Cuerpo, Sangre, Alma, y Divinidad en el Augusto Sacramento del Altar.

Se venera de manera especial mediante el culto de dulía a la Bienaventurada Virgen María y de hiperdulía a San José. A todos los Santos y Santas de Dios.

Se renueva diariamente el Santo Sacrificio de la Santa Misa de manera incruenta y se celebran los Sacramentos. En las Iglesias y Capillas mayores , se celebra la Santa Misa, los Sacramentos y se Expone Solemnemente a S.D.M todos los días.

En las capillas semiprivadas, que suelen ser residencias Conventuales, sólo se celebra la Santa Misa, Sacramento de la Confesión y se Expone Solemnemente a S.D.M. Pueden asistir los simples fieles. Las religiosas, si hay fieles, llevarán el rostro cubierto, sólo se descubren ,en la Capilla, antes Jesús, y las religiosas como los religiosos están a parte, en lo que se denomina el coro por cantarse en él las Horas Canónicas.

En los centros de fieles con votos privados, que se denominan Agregados de Número y viven en comunidad, y que tienen un oratorio privado exclusivo para ellos, al que no pueden asistir los simples fieles. Se celebra la Santa Misa rezada diaria, Sacramento de la Confesión, dirección espiritual, al menos una vez a la semana y se Expone por la tarde Solemnemente a su S.D.M.

S.E.Rvdma.Sr.D. Pablo de Rojas quiere y desea que todos los centros de culto tengan una serie de peculiaridades genuinas propias nuestras, dentro de lo que marca la Sagrada Liturgia, y nos diferencien del resto. Para ello parte del punto 542 y 543 del libro Camino escrito por Mons. Escrivá de Balaguer. Punto 542, "No me pongáis al culto imágenes "de serie": prefiero un Santo Cristo de hierro a esos Crucifijos de pasta repintada que parecen hechos de azúcar", (las Imagenes tendrán que ser de cierto valor artístico y que inspiren a la devoción. No demasiadas, según el espacio físico, una imagen, al menos, de la Bienaventurada Virgen María es obligatoria). Punto 543, "Me viste celebrar la Santa Misa sobre un altar desnudo —mesa y ara—, sin retablo. El Crucifijo, grande. Los candeleros recios, con hachones de cera, que se escalonan: más altos, junto a la cruz. Frontal del color del día. Casulla lo más rica posible. El caliz  rico y severo de lineas. El Sagrario en el centro del altar con el conopeo del color del día. Ausente la luz eléctrica, que no echamos en falta. ( Los altares móviles tendrán un rico frontal, en los espacios grandes el altar será fijo, el Sagrario estará en el centro, si se puede exento del retablo, y cubierto completamente con el conopeo en forma de pavillon del color del día o de encaje blanco, encima la Cruz, de bronce o plata y 6 candeleros, de igual material, con velas altas 3 a ambos lados del Sagrario, escalonadas.

La combinación, en los oratorios, de piezas antiguas con nuevas, en el altar y retablo, suele tener un resultado elegante. Lo ideal es tener retablos antiguos de cierta calidad o de nueva factura hechos a medida o adaptados al espacio físico.

Y Mons. Escrivá de Balaguer termina así, "Te costó trabajo salir del oratorio: se estaba bien allí. ¿Ves cómo lleva a Dios, cómo acerca a Dios el rigor de la liturgia? del libro de Camino de Mons. Escrivá de Balaguer

+Pablo de Rojas.