El Diácono hace genuflexión al Obispo antes del Jube Domine Benedicere.