Imagen primitiva de 1888, venerada en el Santuario de Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesues de Issoudon, ( Francia).

Imagen Romana que se venera en el Santuario de Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús en Barcelona. Es una talla de madera de 1900.

Historia de la advocación de Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús y Oración del Acordaos.

 

Siendo estudiante jesuita, al padre Chevalier se le ocurrió constituir una asociación de seminaristas, le puso el nombre de Caballeros del Sagrado Corazón y de María.

Al convencerse más tarde de que Dios le pedía la fundación de un grupo de misioneros, comenzó por rezar una novena a Nuestra Señora, en colaboración con uno de sus primeros compañeros, el P. Maugenest. En tal ocasión, ambos hicieron una promesa en el caso de que su oración fuera oída: propagarían la devoción al Corazón de Cristo y harían «por todos los medios posibles que María fuera conocida y amada de una manera especial». Por dos ocasiones, al terminar su novena a la Virgen, obtuvieron otras tantas generosas promesas (económicas) que hicieron posible su obra. Es natural que años más tarde se pudiera decir: «Nuestra Señora lo ha hecho todo en nuestra congregación». También resultaba lógico que, al proponerse anunciar a los hombres el amor del Corazón de Cristo e intentar que ellos creyeran y respondieran a ese amor, el Padre Chevalier recurriera a la Stma. Virgen María.

Como consecuencia, tanto él como sus compañeros comenzaron a pensar en la Virgen María y a hablar de la Madre de Dios llamándola Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús.

La imagen original: Así, en 1861, surgió la imagen, que no es como muchos dicen, una estatua, sino una vidriera. La compuso el mismo P. Chevalier basándose en la imagen de la Medalla Milagrosa, ya muy conocida por entonces, y poniéndole un Jesús casi jovencito delante, de pie. El niño señalaba con la mano izquierda a su propio corazón, mientras que la derecha la tenía en alto, señalando a la Madre. El mensaje: “Por el Corazón de mi Madre, llegaréis a mi Corazón”, mostrando el poder intercesor casi sin límites de la Madre de Dios, llamada la Omnipotencia Suplicante.

El medio para dar a conocerla fue el de siempre, fundando una cofradía, que pronto se extendió y tuvo muchísimos miembros, atraídos por la novedad de aquella devoción y su mensaje de protectora y abogada de las causas imposibles.

También tuvo muchos detractores que veían una innovación innecesaria, pero que, en todo caso, solo sirvieron para hacerla más conocida y amada.

Hitos de la devoción:

1. El primer obispo en autorizarla y recomendarla fue Monseñor de la Tour d’Auvergne.

2. Pío IX autorizó y bendijo la cofradía otorgándole varias indulgencias.

3. El 2 de julio de 1864 el arzobispo de Tours consagró la iglesia del Sagrado Corazón de Issoudun.

4. En 1864 entra en la Congregación el definitivo apóstolsdo de N. S. del Sagrado Corazón: P. Víctor Jouët, quien escribió los conocidísimos “Mes de mayo en honor de Nuestra Señora del Sagrado Corazón” y el “Acordaos”, que no es más que una paráfrasis de la popular oración atribuida a San Bernardo, en este caso, intercalando el título de Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús.

5. En 1865 se celebra por primera vez la fiesta litúrgica, el 31 de mayo. Pasó luego al último sábado del mes de mayo, por ocupar este día 31 la Fiesta de la Visitación de María, de mayor rango litúrgico (antiguamente era el 2 de julilo.).

6. En 1867, se comienza una reforma del templo, para construir una capilla propia y suntuosa para la imagen.

7. Se realiza una magnífica diadema con vistas a pedir la coronación canónica. En 1868 el Labbe Chevalier visitó Roma y el papa bendijo ambas coronas y se sumó a la Cofradía, a la que elevó a Archicofradía. La coronación fue fijada para el 8 de septiembre de 1869, que se celebró con más de 30.000 peregrinos. Se corona una estatua realizada en mármol de Carrara, según la ya conocida e ideada por el labbe Chevalier. Ese mismo día, Roma solicitó todo el material publicado sobre la devoción y algunas representaciones de la imagen, para estudiarla, ante denuncias. Incluso la coronación llegó a peligrar, pero el arzobispo decidió llevarla adelante.

Solventados los problemas y aclarados los malentendidos, se permitió la devoción, pero… y llegamos al punto más curioso: la imagen debía ser cambiada: El cambio de aspecto, crucial para el mensaje: Fue a finales del siglo XIX en que la devoción e imagen se propagó por Europa y América, principalmente México, aunque como ya dije, no en la imagen original. Roma decidió que el Niño Jesús no debía estar por debajo de María y mucho menos señalarla a ella, puesto que prestaba a confusión, dando a entender iconográficamente hablando, que ella era el objeto de la devoción, la poderosa; en definitiva, que ella era más importante que Él. Por ello se prohibió la imagen del P. Chevalier y se ordenó su cambio, de forma que el Niño “se subiera” a los brazos de María y fuera Ella quien lo señalara a Él, puesto que el fin último de toda devoción es Jesucristo. La variante más conocida es aquella en la que María sostiene el Corazón del Niño en el pecho de este, a veces ella también porta su propio corazón. Y se ideó la pintura de la Imagen llamada Romana para la Iglesia que contrulleron en Roma, con el atractivo título de “abogada de las causas desesperadas”.

Aunque en el santuario quedó la original. En América, casi con exclusividad, es la que se conoce y se venera por influencia jesuítica mayormente, no por los misioneros del Sagrado Corazón, que llegaron después de verla establecida.

No conozco ninguna imagen primitiva  salvo la original de Issoudun que Roma permitió se venerara únicamente allí.

De la Imagen de Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús y de la oración del Acordaos podemos sacar estás cuatro enseñanzas

1. Reconocer y propagar el poder suplicante que Cristo ha dado a María Stma sobre su propio Corazón, como tesorera de todas las gracias de su Divino Hijo.

2. Enseñar que el Corazón de María nos lleva al Corazón de Jesús.

3. Unirse a la Madre de Dios en su alabanza y adoración al Corazón de Jesús manantial inagotable de todas las  Gracias.

4. Confiarle todas las causas difíciles y desesperadas, espirituales y materiales.

 Oración del Acordaos que rezamos tres veces al día.

ACORDAOS, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón!, del inefable poder que vuestro Hijo divino os ha dado sobre su Corazón adorable. Llenos de confianza en vuestros merecimientos, acudimos a implorar vuestra protección. ¡Oh celeste Tesorera del Corazón de Jesús, de ese Corazón que es el manantial inagotable de todas las gracias, y el que podéis abrir a vuestro gusto para derramar sobre los hombres todos los tesoros de amor y de misericordia, de luz y de salvación que encierra! Concedednos, os lo suplicamos, los favores que solicitamos. No, no podemos recibir de Vos desaire alguno, y puesto que sois nuestra Madre, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón!, acoged favorablemente nuestros ruegos y dignaos atenderlos. ¡Así sea! ¡Ntra. Señora del Sagrado Corazón, rogad por nosotros! (Repetir con fervor tres veces.) 

 

           Pablo Lazo. Pbro.

Director General de la Pía Unión de San Pablo Apóstol. 

 

Quien desee obtener más información al respecto, puede escribir al siguiente correo  electrónico: secret.monsrojas@hotmail.es, o llamar por teléfono al 680 813 102. Será un placer atenderle