Blason Episcopal de S.E.Rvdma.Sr.D. Pablo de Rojas.

Sobre campo de oro 5 estrellas en azur dispuestas en sotuer. Blasón de la familia Rojas. (1)

En punta, sobre azur, un ánfora de plata con 5 lirios del mismo color, simbolizando la Inmaculada Concepción. (2)

El blasón está puesto sobre la cruz episcopal simple engalanada con 5 amatistas en su color. Y timbrado por la corona ducal abierta, propia del título noviliario familiar. (3)

Todo ello por debajo del capelo en sinople, con 6 borlas a cada lado dispuestas en 3 órdenes.

Por lema: "Per Eam, et cum Ea, et in Ea" en alusión a la íntima unión que se debe tener a la Santísima Virgen María Madre de Dios.

 

 

(1). D. Luis de Salazar y Castro, llamado el príncipe de los genealogistas, situa al primer Roxas, en el Señorio de Vizcaya, en la persona de Diego Sánchez, Señor de la villa con ese nombre, Roxas, en la Bureba (Burgos); fue Mayordomo Mayor del Rey Alfonso VIII de Castilla y León (1158-1214). Un año después, López de Rojas formó mayorazgo junto a su hermana Sancha, que era señora de Santa Gadea del Cid, y construyeron el monasterio de Cinco Altares de Rojas, junto al de Justo y Pastor, que se había edificado en el año 970. Si los recuerdos y las pocas informaciones que hoy en día se saben, hubo 2 conventos que en su día fueron ocupados por Benedictinos y Cistercienses, uno de ellos situándose a los pies del Castillo de Rojas de Bureba, fortaleza familiar y centro del linaje del que a penas quedan algunas paredes levantadas.

 Es una de las primeras familias en tener mausoleo propia y capilla en la Catedral de Burgos. Concretamente, Fernando González-Doria señala dicha anecdota  y procedencia y añade, que es uno de los pellidos más antiguos y que a lo largo de su historia, el apellido se repartió por otras tierras de la Península Ibérica y también por diversos paises de América Latina.

TÍTULOS NOBILIARIOS RELACIONADOS

Es uno de los apellidos que más títulos noviliarios tiene. En el "Indice de apellidos de la Orden de Carlos III", orden a la que pertenece la gran mayoría de la nobleza española, figuran inscritos setenta y cinco personas con título nobiliario ligados a este apellido. En el "Elenco de Grandeza y Títulos Nobiliarios Españoles figuran algunos de los títulos que han sido creados por monarcas de las diferentes dinastías españolas. Se hallan relacionados en el "Diccionario de merceres nobiliarias españolas ocupadas y vacantes": - Algunos como, el título de Conde-Duque de Braganza y Rojas, como el de Conde Palatino de Rojas, fueron concedidos por Carlos II el 10 de abril de 1690 a Don Francisco González de Aguilar y Rojas, Caballero de Santiago.

 Ya en el siglo XIII, un noble llamado Alonso de Rojas determina ir, desde su fortaleza de Bureva, con gentes de armas pagadas en su costa, a pelear contra los moros del reino de Valencia, en ayuda del rey Don Jaime Cristano, de Aragón. Muy fuerte debió su ayuda porque una vez terminada la campaña, el rey Don Jaime hizo valiosos presentes al citado Alonso de Rojas, en forma de ricas heredades. Les distinguió además con el nombramiento de Capitán de Caballos. Este ilustre y noble linaje muy pronto emparentó con diversas familias de la alta nobleza, creando numerosas ramas de esta casa: de ella proceden, entre otros, los marqueses de Poza, los condes de Mora, los condes de Orgaz, los condes de la Motilla. Posteriormente, miembros de la familia Rojas se trasladaron a otras zonas de la Península Ibérica. 

Dice Luis Zapata en su poema "Carlo Famoso", canto 24, folio 140, impreso en Valencia el año 1566:" Cinco estrellas azules esculpidas, en ese escudo de oro reluciente, son de los Rojas armas conocidas, un linaje famoso y excelente. Junto a Briviesca fueron las manidas, en Bureva, en Castilla, de esta gente; aunque por todo el mundo, dio la llama, del sol toca, extendida esta su fama..." En este mismo poema, también encontrarán una mención en el ítem 103 de Notas donde se recogía una leyenda sobre el origen del blasón de los Rojas remitido por Luis Angel Rodriguez Sanchez . "Dícese que estas armas se ganaron de esta manera, que un cavallero estrangero vino a Burgos y puso en la puerta de la ciudad unos guantes de su amiga, y dijo que cualquiera que los tocase y tomase siendo honbre de facion que el reto defendería con batalla uno por uno. Y que un noble caballero de los de Roxas los tomó y aún se los calzó; vinieron en armas, do el estrangero vencido, y el otro le tomó el escudo de sus armas que son aquestas cinco estrellas como están escritas" El mismo Luis dice que “Lo que ves no son faltas de ortografía sino que está escrito en castellano antiguo”. 

(2). En la iconografía gótica ya se representa a la Virgen María embarazada. Tanto en las imágenes de Sta. María Salomé, como en la de Sta. María del Azogue, está claramente embarazada, con su mano amorosamente acariciando su vientre. 

No obstante, ante aquella gente inculta, era preciso que algo recordase su virginidad. Así surgió un símbolo mariano que ha perdurado durante siglos, más allá del estilo gótico, que fue el que lo generó. Me refiero a la jarra con azucenas. Este adorno acompaña a María en múltiples representaciones de la Anunciación, desde una temprana época gótica (Ribadavia) a la barroca (Mercedarias de Santiago, siglo XVII) La jarra representa la feminidad más íntima. Las azucenas han sido símbolo de la pureza. Por eso, estas flores saliendo frescas de la jarra, evocan la pureza de María en un momento, el de la concepción de su Hijo, en que es más preciso creer en ella. El símbolo ha sido utilizado incluso sin la presencia de la imagen de María, como adorno y señal en los edificios y construcciones dedicadas a ella, como en el campanario de la Giralda de Sevilla, en la torre del reloj de la catedral de Lugo, así como en múltiples fachadas de monasterios cistercienses, como en el de Meira.

(3). El título de Conde Palatino de Rojas fue concedido por El Rey D. Felipe IV, (llamado El Grande) , el 15 de julio de 1645 a D. Alfonso de Rojas y Ortiz. Primer Rojas asentado en Andalucía. En 8 de mayo de 2018 se expidió Real carta de sucesión a favor de D. Pablo Rojas Sanchez-Franco, con Cinco Grandezas de España, y el de Duque Imperial de Neoburgo, concedido por el Papa León XIII a favor de Don. Francisco de Rojas Yangua Masias, Embajador de la Santa Sede el 3 de abril de 1889.