Sagrado e hiperboreo Rostro de Nuestro Señor Jesucristo, plasmado en la Sábana Santa de Turín, segunda persona de la Santísima Trinidad, en su naturaleza humana, Fundador de la Iglesia Católica y por consiguiente de la Pía Unión de San Pablo Apóstol.

Este Divino y Sacro Rostro es Prototipo Majestuoso de faz, semejante a la mejor de estirpe nórdicoaria ordinaria.

La anatomía del Cuerpo que muestran las milagrosas improntas en el lienzo es la que los antiguos egipcios ponen a sus mayores dioses, y entendemos es la característica de los fundadores de Egipto: Anatomía Atlante, de Adlantida, cuyos hombres procedían de Hiperbórea, Patria de lo supremo en Raza Ariosuperlativa.  

Su padre putativo era descendiente del rubio, ojiazul, Rey David, lo que hace presumir que ambos cónyuges integrantes de la Sagrada Familia eran de tipología nórdica, pues la Virgen PERFECTA EN CUERPO Y ALMA, PERFECTA EN ESPÍRITU Y FÍSICO Y FAZ habría preferido hombre de gran inteligencia natural mística y prestancia naturales, muy valioso; incluso en cuanto a la apariencia externa o fenotipo de ambos desposados, tuvo la Santísima Virgen predilección por esposo perfecto, del mejor aspecto físico concorde con el de un ser humano inmaculado y perfecto desde du concepción, es decir, por un varón espiritual y corpóreamente magnífico, bellísimo o lo más acorde posible con la belleza Suprema femenina humana, la que detentó la Inmaculada por ser tal y conformada y predestinada así a ser la Madre de Dios, Madre Inmaculada, Santísima, del Salvador. Progenitora sin concurso procreativo de varón ni criatura alguna, era de la Tribu de Leví, Sacerdotal, segregada de las demás tribus de Israel.

Varios documentos históricos, que los modernos afirman apócrifos, pero que revelan ideas maravillosas, sean lo que fueren, desde luego certificadamente antiquísimos y literarios, (por ejemplo el informe de Plublio Léntulo a Tiberio Cesar, el coloquio con Gamaliel, etc), describen a Cristo con el pelo rubio y rizado al lado de sus orejas y liso en otras partes de la cabeza, hombre de ojos celestes o azules, como, ojalá con estudios profundos futuros superiores a los de hasta ahora, sobre la determinación de la radiación impresora de la Sabana Santa demuestre que fue emitida también por ojos Color de Cielo. Nota 1, Esa apariencia tan hiperbórea o atlántide de Cristo es consecuencia de su herencia genética, que no es deducible de su ascendencia por vía agnática, la única registrada por los hebreos, dejando sin testimoniar los ascendientes por vía cognaticia.

Ello plantea la posibilidad de hibridaje en sus ascendientes, hibridaje que, de haberse producido, por las leyes naturales de Su Excia. Rvma. el Abad benedictino Mons. Gregor Mendel, OSB, permitiría, sin la menor duda, la repristinación en cierto número de descendientes, de las razas puras de progenitores en la línea genealógica. Las consideraciones sobre los hijos de Noé y sus respectivas prosapias y linajes no tienen aplicación exacta en la averiguación de la tipología racial de cada individuo descendiente, por el motivo dicho, es decir, se registran sólo genealogías legales agnáticas. Por otra parte la paternidad legal en los ascendientes de los Santos Cónyuges de la Sagrada Familia no tiene necesidad dogmática, ni metafísica, ni física, ni jurídica concreta, de coincidir con la paternidad genitora, pues en casos de infidelidad matrimonial de la esposa, con consecuencia de tener hijos de padre distinto al legal, y, en su caso, siendo hecho oculto al marido, era y es como ha sido siempre, posible una paternidad oficial fementida, dada la fragilidad humana, teniendo en cuenta que no se trata de estirpes con todos sus individuos de Santidad íntegra certificada.

Que Jesucristo fuese considerado judío legal, no obsta a que no tuviese índole genética judía o de judíos, no habiendo existido jamás raza judía “mendeliano sensu”. La pertenencia de Cristo a la Tribu de Judá, Rey de Israel, es jurídica, lo único que puede desprenderse de las Sagradas Escrituras. Por otra parte, resulta curioso que no se repare en la paternidad del Espíritu Santo directa y en los vehementemente presumibles extraordinarios milagrosos efectos conformantes, por parte de Dios fecundador inmediato del seno de la Virgen. La acción procreativa directa del Espíritu Santo puede conformar de modo especial, singular, divino, al excelsísimo feto de que es Padre, y, si puede hacer de las piedras hijos de Israel, puede de un benditísimo óvulo milagrosamente inmaculado hacer un individuo perfectísimo esencialmente canónico supremo, o sea, hiperbóreo, y es lógico que así lo hiciera, siendo tradición dogmática del Magisterio Ordinario unánime que el Cuerpo del Salvador era perfectísimo, perfecto en grado sumo. Teológicamente, de ello y de la constatación filosófica de la Supremacía del Canon hiperbóreo, deducimos como verdad católica, al menos “quoad nos“, que Cristo fue conformado y preservado por Dios genitivanente directo, cual canónicamente hiperbóreo en endotipo y fenotipo perfectos.

Otro elemento accidental afectante la causa de conformación del Divino Feto, es la condición milagrosa y formal del óvulo de la Virgen, es decir, su inmaculidad o ausencia de pecado original, y por tanto de efectos de éste, o sea de efectos degenerativos en la naturaleza a que afecte. Dicho óvulo tenía por tal inmaculanidad la milagrada y milagrosa capacidad activa natural inmaculada de confirmar un feto endotipica, fenotípica y lógicamente supremo. Ambos elementos causales, a saber: Paternidad directa y exclusiva fecundante Divina, e inmaculanidad del óvulo virginal del divino Cristo, inducen a la máxima teológica de que el Cuerpo del Redentor fue conformado en su esencia con tipología Suprema perfecta Hiperbórea, o Aria eminentísima, arquetipo de la nórdicoaria racial.

Un tercer elemento que asombrosamente se pasa por alto es la Transfiguración del Cuerpo de Jesucristo sobre el monte Tabor y las consecuencias que en Teología especulativa escolástica, en perpetuo progreso homogéneo, tiene. La transfiguración es la adopción de una figura especial externa corporal, con notas esenciales que coinciden con las atribuidas por las antiguas tradiciones a los hiperbóreos. El cuerpo del Salvador aparece sobre el Tabor, luminoso, radiante, y plantea la cuestión : ¿Era esa la forma externa corporal más propia del Sujeto y la más concorde con su Persona, o ser de doble naturaleza: Divina y humana? Si, y nos parece indigno argumentar. Y otra cuestión ¿Era esa la figura corporal más acorde con la Naturaleza Divina del sujeto, es decir, con Dios que El era? Si. El Divino Redentor quiso que Apóstoles excogidos por Él lo vieran como el Dios Hombre que era en realidad, cómo en realidad era su figura y aspecto, o sea, hiperbóreo luminoso y más: con Divinización especial Suprema, a la que se asocia la Voz celeste que se oyó en su bautismo sanjuanista : “Este es mi Hijo amadísimo, en Quien tengo todas mis complacencia”. Ha de inferirse que esa figura e imagen propias fueron normalmente ocultadas, suspendido su esplendor propio, de modo que no fuera visto directamente así por los demás viadores de entonces, pues Jesucristo prefería la Fe, a la manifestación absoluta de su carácter intrínseco y aspecto externo propio o más propio Divinos, y eligió que se creyese en El, en cuanto Persona Dios, por sus obras y milagros. Cuando se apareció a Santo Tomás Apóstol, lo dejó bien claro; primero demostró ser El, vivo y corpóreo, y luego bendijo a los que sin verlo, creyeran en lo mismo que Sto. Tomás había visto y tocado.

Los judíos jázaros, procedentes de prosélitos absolutamente ajenos a los denominados semitas, tienen características físicas que nada tienen que ver con el linaje denominado Semita de Abrahán. Ellos además profesan la superstición y sectarismo talmúdicos, antiarios y antihebreos, siendo los hebreos un tipo de Arios. Idumeos, joudeos, jázaros, y otros muchos prosélitos como negros, etc., no son Arios, no son hebreos de linaje y raza mendeliana, ni de religión decente, ni de una natural buena, sino de la peor superstición malvada, cruel, diabólica, o sea, la doctrina y disciplina tamúdicas, que son blasfemas (cuando menos materialmente), tergiversadoras de la Ley de Moisés, a la que sin contrarias, como a la Doctrina exegética y espiritualmente instructiva moral de los Profetas.

Los Idumeos, descendientes de Esau, cuyo linaje se mezcló con los hititas, de cuya mezcla procedían aquéllos, o joudeos, habitantes de Judea, lo que comúnmente se llamará judíos, son los primeros pdeudoisraelitas, presididos por sus peores miembros : fariseos, saduceos, etc., mestizajistas por vía de reglas de proselitismo, conferidoras del título y membresía de “judíos” a gentes de numerosas razas, entre ellas : negras, negroides, etc.. Los judíos, retenidos infundadisimanente una raza mendeliana, no son “El Pueblo Elegido“, en absoluto, antes bien sin la macrosecta excogida, y de prevalencia, por Beelzebú, su “Padre y padre de la mentira”. Esos judíos ni son descendientes de Abrahán, cuyos restos no se conservan, cosa curiosa y sospechosísima, ni tienen nada que ver con la Raza de Cristo, pero hay que reconocer que estuvieron muy cerca de ser dicho pueblo, pues lo habrían sido si Esaú, padre de Edon, no se hubiese casado con mujeres cananeas y si no hubiera vendido los derechos de primogenitura a su hermano Jacob.

 

 Nota 1: Que no hay una raza judía o que los judíos no son una raza en sentido mendeliano del término, es obvio. A esa macrosecta pertenecen, como miembros absolutos reconocidos por cualquiera de las sectas de que se compone, individuos de raza mediterránea [a la que pertenece la mayoría de los sefardíes (como testimonian las investigaciones arqueológicas y antropológicas citadas por la experta Sra. López Ibor)], raza nórdica, negras, negroides y dinárica espúrea jázara, así como hay judíos de tal modo reconocidos por la judería, que son chinos, mongoloides, etc.. El  "Estado Judío" es la nación más extramadamente mestiza y plurirracial del mundo, lo que Vázquez de Mella denomina (hablando del Méjico mestizo) “motín zoológico” y el barón de Evola diría “guazabuglio plebeo“. Por tanto la prueba está de manifiesto. Lo certifica también el célebre Antropólogo y arqueólogo suizo Señor Pittard. Debido además, a la génesis religiosa o supersticiosamente jurídica privada proselítica de esa sociedad autodenominado judía, no hay linaje racial puro, ni híbrido relativamente homogéneo, que pueda ser considerado científicamente como raza biológica mendeliana.

 

        +Pablo de Rojas

Apéndices.

Apendices: 1 Idea y realidad de raza :

"La palabra raza en la acepción que empleamos, es el nombre de una idea que corresponde a unas realidades formales genéticas y natural o genéticamente conjuntadas en un todo e inherentes a una o varias substancias, individuales o con “aseidad”.

La raza no es una substancia, ni una única cualidad, sino varias, intrínsecopotencialmente hereditarias, conjuntadas en la substancia del individuo animal. El concepto implica el de hereditariedad genética de las mísmas, pero la hereditariedad no es una cualidad en acto, sino una potencia activa que tiene la cualidad racial merced a la estructura genética del gen racial parte intrínseca de su célula reproductora, y es un modo del proceso causal del efecto esencial racial. Las cualidades raciales son algunas de todas las formas accidentales o accidentes de la substancia animal, y la vegetal.

Influyen, activa o pasivamente, en la mente que las conozca y en la operatividad y operaciones de su sujeto substancial, pero no son causa eficiente de acto alguno, no deciden actuar, no tienen voluntad, ni entendimiento intrínsecos. Quien actúa es o el yo espiritual de la substancia individual con aseidad, o su alma, o las células vivas (cuya existencia desconocía Santo Tomás de Aquino), a veces por impulso de partes cerebrales o cerevelares del individuo, en cuyo caso el organismo de éste actúa como causa involuntaria.

En los brutos, el individuo, o parte de él, actúa ora por, fuera de: su facultad decisoria instintiva, sea conscientemente, sea de manera inconciente. Las cualidades raciales sólo pueden ser, o pueden ser y son un medio, parte accidental de la forma accidental parcial, cocausal de la materia segunda consustancial del sujeto y puramente instrumental, o un algo que se usa, no causa eficiente subjetiva, sino inherente a su substancia y que la capacita a un modo de ser instrumento y a un modo de actuar; en todo caso sólo pueden ser accidentes de la substancia que actúe como causa eficiente, ora instrumental, ora sujetiva; pueden predisponer, premover parcialmente en cuanto a su eficacia como objeto de conocimiento del actor, influir, pero no realizan actos, no mueven fatalmente a su sujeto a actuar, promueven, es él quien decide o nó moverse, es él quien se mueve o no, una vez que tiene en cuenta, conoce y pondera sus cualidades raciales, o las siente y siente la determinatividad de las mísmas, y en su caso, el impulso que ellas modelan o configuran, aunque estáticamente, sin actuar, pueden tener y a menudo tienen un efecto eficiente inmediato en la determinación del modo de los efectos del cuerpo del sujeto, efectos “ad extra” (hacia afuera del cuerpo) y efectos”ad intra” (hacia adentro de él y al alma, o al espíritu del cuerpo-en-que-son-inehrentes). Por tanto las razas, si no actúan en cuanto a no decidir ni poner actos, ni mueven de por sí causa eficientemente a ningún acto, sino, en todo caso estimulan, provocan a, predisponen, modulan o conforman, no dando forma esencial al acto, pero sí dándola accidental, no actúan luchando, no luchan. Puede luchar su sujeto substancial, lucha la substancia individual aseidada, a que sirven como medios accidentales o accidentes instrumentales las cualidades del sujeto.

La raza como linaje específico, con cualidades raciales en sentido mendeliano, es un “ens rationis cum fundamento in re”. El conjunto no es un ente físico, substancial objetivo, ni más de uno. El grupo no actúa como sujeto causa eficiente, actúan los individuos que se conjuntan, o nó. La raza linaje es un conjunto que como tal no existe en acto, existen los individuos generados linajialmente. Si alguien lucha como sujeto substancial aseidado causa eficiente, es él, no sus cualidades raciales, ni el linaje como sujeto individual. ( : Extracto de un artículo mío de controversia sobre Vázquez de Mella).

No se confunda la Genética y las razas mendelianas con los nombres de sociedades, pueblos, grupos, formados en torno a un determinado asociador ideológico, por generaciones de dicha sociedad, pueblo, etc..

En cuanto a las estirpes antiguas, toda pretensión de juicio mendeliano  que no cuente con pruebas arqueológicas pertinentes, en cuanto a hebreos, o sobre el pueblo que sea, carece de suficiente fundanento racional para engendrar certeza justificada alguna.

Apéndice 2: Cómo se averigua la superioridad cualitativa y de valía natural de una raza animal, ora racional, ora irracional : Hay dos métodos de probar la superioridad de una raza, si bien el juicio sobre superioridad es siempre de valoración filosófica, a saber:

1) El de constatación arqueológica e histórica, antropológica de la existencia histórica y continuidad de una raza, el conocimiento de las obras de su sociedad a lo largo de la Protohistoria e Historia y el juicio axiológico sobre ellas, comparadas con las de otros pueblos;

2) Genética científicoempírica, más juicio axiológico de las cualidades genéticas hereditarias, con hereditariedad genética, con conocimiento científico genetista de la base genética.

El primer método es asequible al arqueólogo historiador y Filósofo básico.

El segundo método, en cambio se ha de tener la carrera de “Biología química/Física Microfisica” y especialidad: Genética, disciplina muy compleja y difícil, una rama de la Ciencia empírica, de otra (Biología, de otra :Química orgánica [con Física molecular]), de LA CIENCIA EMPÍRICA, a su vez rama de la CIENCIA HUMANA, cuya otra rama es la METAFISICA cuya ONTOLOGIA [“ens ut ens“]; antropología [“ens humanum” ] (con la axiologia [“bonum” ] estética [“pulchrum“], y la ética ONTOLÓGICA, que son partes de la METAFÍSICA, debe hacerse el juicio axiológico sobre los datos que le proporcionen la Historia y Protohistoria (mitosofía e historia oculta reservada a élites), la Arqueología y la investigación GENETICA CIENTIFICA EMPÍRICA, aplicada a la materia que interesa : los seres humanos, sus estirpes raciales, y las obras de sus pueblos, comparando luego dichas obras, y sus respectivas razas, según sus obras a lo largo de Historia y protohistoria.

Postilla: La elección divina por vía creacional-criadora y privilegio natural supremo divino es algo exclusivo del Ario. Además, por creación, crianza y Providencia Divinas, en su designio lo predispone Dios Divinonaturalmente para asumir lo que se quitó a otros, la condición de Pueblo Elegido para iluminar a todas las gentes, era libre donación de Dios, y la traspasó fundamentalmente a las estirpes que había privilegiado por vía natural ontológicamente dependiente en el ser y su conformación, de Dios Padre infinitamente Sabio y de su Plan universal Criador, conductor y Ultratransformador de su Obra Total .

Coletilla de divertimento a no tomarla toda toda en rigor absoluto, que ya quisiera yo que se salven todos.

A los presuntamente judíos malos que me han incomodado estos días: De hebreos genuinos, sobre todo, tras el cautiverio de Babilonia, y tras  las ulteriores vicisitudes creo no queda nada. A ninguno de los que hubiesen quedado me dirijo aquí. No me interesa ni lo que eran los hebreos, ni lo que son los judíos, sino lo que somos y no somos, los profetas antiguos, Jesucristo nuestro Dios y Señor y su Inmaculada Madre Maria Santísima, que uno de vosotros ha insultado, en un wahtsapp reciente, a mí dirigido, llamándola meretriz. Aun si Ella, Purísima, hubiera sido una Venus carnal practicante, cosa imposible de toda imposibilidad, habría resultado infinitas veces mejor que vosotros, basura venenosa, que iréis, muy detrás de las rameras, a presentaros al Reyno de los Cielos. Pero, vive Dios que ya estoy, con mi mente, con San Pedro a la Puerta, y cuanto pueda haré para yo mismo coger sus llaves y cerraros las Jambas del Paraíso, Epulones miserables, degeneradores de jóvenes alemanes y católicos incautos, vosotros arruinadores  criminales de nuestro planeta y matarifes de la vida que fluye de la ínclita ARIANIDAD fontal.

D