Santa Misa Rezada en la Santa Capilla del Pilar de Zaragoza. Cómo puede observarse nunca ha tenido nada que ver con el Palmar de Troya.