Mons. Subirón celebrando la Santa Misa en el Altar del Sepulcro de San Pedro.