Última imposición de manos y despliegue de la casulla. ¡TU ES SACERDOS IN AETERNUM!