Después de haberle deseado larga vida Mons. de Rojas, por por tres veces el Consagrado le dá un ósculo al Consagrante de agradecemiento a Mons. Subirón.