El Misal fué donado por una noble marquesa a la parroquia de Ribarroja del Turia (Valencia).