Con el fajín azul tan inmaculista como él mismo.