Mons. Subirón regala a S. E. Rvdma uno de los Santitos, de los cientos que tiene desde que era un infante.