Se vuelve a repetir la historia que en España, donde esté Santo Obispo va, florece el fervor religioso y las buenas costumbres.