Allí donde está Mons. Subirón, con su bonete español, hay alegría.