Requisitos indispensables para pertenecer a la Pía Unión de San Pablo Apóstol.

ADVERTENCIA PRELIMINAR SOBRE ALGUNOS REQUISITOS ESPECIALES en concreto sobre dos, de los tres, "conditio sine qua non", que los aspirantes a ingresar en la Pía Unión de San Pablo Apóstol, deben poseer.

Suelen ser objeto de controversia e incluso venir considerados novedosos en el Magisterio y Disciplina de la Iglesia Católica, por parte de gente convencida de ser católica tradicional, pero no siéndolo, debido a estar modernizada y padecer gran ignorancia en doctrina, Derecho Canónico Clásico de la Iglesia, moral católica, historia y protohistoria.

Nuestros requisitos no son nuevos, ni caprichosos, ni infundados, ni deficientes en íntegro Catolicismo, "nihil novum sub solem", Helos aquí: 

Requisito de CATOLICIDAD, ARIANIDAD, y LIMPIEZA DE SANGRE , excluyente de ascendientes judíos, sarracenos, negros, mestizos, para obtenerse membresía en la Pía unión, repito, hace falta:

1.). Ser Católico.

2.). Pertenecer a Casta Aria, común y vagamente denominada “blanca”.

3.). Tener Limpieza de Sangre Racial. La Historia de la Iglesia, el Magisterio Ordinario eclesial y Extraordinario Papal vencen toda objeción, y dejan en ridículo al enemigo, y al modernizado falso tradicionalista “católico”.

Breve Opúsculo del Oriden de las Razas.

ORIGEN REDIVINO DE LAS RAZAS ARIAS NORDICAS.

Origen Divino ulterior al de Adán y Eva, y especial de la Supremacía de las Razas Arias sobre las demás. (Legítima opinión y convicción católicas).

Primera parte, 1:

HIPERBÓREA, la isla de Thule, y la Atlántida (segunda estación de la para entonces “desaparecida” Hiperbórea).

Las pruebas terminantes, fuera de los presuntos avances arqueológicos en el Norte de los bellísimas majestuosos  Urales, donde habita la Raza Aria Nórdica de Rusos blancos, en asentamientos oficiales y perfectamente a la vista, se hallan en la Bética y tierra de Hispalis, Urbe fundadora de la primigenia Hispania cuasi prehistórica, Una, Grande y Libre. Dado que el enclave explícitamente Ario, donde aparecen en palografía las ideas y palabras “hiperborei” y “Arii”, con su doctrina sapiencial teúrgica, no es visitable ni por el común de los científicos, ni por el público, dichas pruebas no son aportables a la población en general, ni nos es lícito, pués, revelar sus formas concretas, que conocemos privada y fehacientemente. Hiperbórea está certificada por los historiadores y poetas clásicos antiguos griegos, y de otras civilizaciones. Su Ilustrísima el barón de Evola, muy útil en material informativo aprobechable para el investigador católico, aporta datos e interpretación de fuentes.

El mito, estricto, escueto y expurgado de fantasías, es libre, puede ser intuido, o no, aceptado o no, en opinión privada, y es legítimo tenerla y basarse en ella. Nosotros cremos a esos antiguos historiadores, y en el mítico origen de los Arios.

Conservamos el “Mito Fuerte”, en expresión del arionórdico Von Schelling, que purificamos con criterio católico, el mito certero reforzado con razonamientos de común razón, en cuanto al Ario, cuya tradición universal afirma su origen nórdico y su divinización natural original. Aceptamos, en legítima opinión, a la que correspondan místicas privadas, que Dios, a través de su sapientísima e infinitamente bondadosa conducción providente de una estirpe arcáica y arcana, la conformó con cualidades hereditarias que la hacían generar genios y talentos sin par, y alcanzar el máximo de perfección civilizatorio, al mismo tiempo que su supremo Canon de belleza, por los trascendentales aristotélicos, implica bondad y entitatividad proporcional, o sea, naturalmente supremas.

Primera Parte, II:

Preparación por vía natural y Divino Providencial del pueblo Ario, para ser la mejor población Natural de la Iglesia.

Dios preparó a ese pueblo, en modo, de hecho e históricamente, principal y masivo, y no a otros linajes tan espléndida, cualitativa y cuantitativamente, para heredar cual principal protagonista, en siglos de esplendor natural de civilización europea, la condición de Pueblo Elegido o Iglesia, constituyendo los Arios sus más perfectos ejemplares o más civilizatorios, y los más sabios y Santos. Las cualidades Arias superiores se análogan a los Atributos de Dios, o sea, ínfinitos, Ser, Bondad, Belleza, Sabiduría, Perfección y Santidad, que se fundan en la Supremacía Absoluta, y en el Orden del Universo creado; lo cuál no es de extrañar, pues la altura del análogado corresponde a la extraordinaria altura natural con que Dios, al principio, los hizo y conformó a  Imagen Suya.

Dijo Nuestro Dios y Señor Jesucristo, “ Quia auferetur a vobis regnun Dei, et et dabitur genti facienti fructus ejus”, en Roman Paladín : “Se os quitará a vosotros y se dará a otro pueblo que dará fruto”, ( S. Mateo capítulo 21, versículo 33-43.45-46),  refiriéndose, en nuestra ortodoxa y legítima convicción hermenéutica, al nuevo heredero del Pueblo escogido, fundamentalmente el pueblo Ario, que, por vía natural pero guiada por el plan, designio y Providencia divinos, hubo sido y es perfeccionado y ultimado por Dios, para ser el cuerpo principal y más perfecto de la Iglesia, en cuanto dicha estirpe, naturalmente había sido, y es, del mismo modo, hecha capaz. –  por Dios mismo, en absoluta e irreversible Resolución Sapientísima y Decretal Personal libérrima del Sumo Hacedor  – de ser el pueblo mejor instrumento natural de la Iglesia, pueblo aquel que así es porción racialmente constituida y naturalmente privilegiada – por Dios Criador y modelador – como agente natural, Sapiencial, Sacerdotal y Guerrero, intrínsecamente dentro de la Santa Universal, Romana, Una y Única Iglesia de Cristo.

San Alberto Magno, Santo Tomás de Aquino, y los arios Platón y Aristóteles, y muchos Romanos Pontífices arionórdicos avalan nuestra tesis, de filosofía natural y escuela teológica, católica, escolástica, antropológica empírica, psiquiátrica, genética, de Historia, mística y ascética, tesis legítima, sólida, fundamentada en la Ciencia Universal, intuición, experiencia, los hechos, la historia, y nuestra particular ética Aristocrática y percepción de Nobleza que entendemos  –  en nuestro perfecto derecho natural, filosófico, teológico y personal, y privado místicamente, – la mejor.

Sentada esta excelsa tesis esplendorosa apoyada por Dios, y en nuestra  propia e individual mítica percepción, compatible con la Fé Católica y a su servicio, tenemos derecho, y lo usamos, a construir sobre nuestra libre legítima convicción  estructuras, sociedades, estudios e investigación, y a edificar la Civilización Natural Suprema y Sobrenatural (esto último por pura Gracia gratuita Divina y Carisma), a nuestro noble, lícito, sincero y leal entender íntegramente católico. “In Fide Unitas, in dubiis libertas et in omnibus Charitas”. S. Agustín de Hipona.

No dentificamos a la Iglesia total con un pueblo determinado, ni negamos la universalidad de aplicación que Dios hace selectivamente de los Frutos de la Redención, (buenos a su Derecha, y malos a su Izquierda), ni afirmamos que hay un pueblo elegido dentro del pueblo elegido en cuanto a Fé, Sacramentos, Predicación, Disciplina, Gracia y Santidad, quien la tenga, de la raza que éste sea y sea la que sea. Un amabilísimo negro como el Beato Martín de Porres, O.P. del ultramar de España, a quien veneramos sincera y fácilmente, pudo ser, fue y es más Santo que muchos blancos, (no obstante por ser negro no le fue permitido acceder a las Sagradas Ordenes, y optó de buen grado, por ser lego, y otra curiosidad no hay ningún negro canonizado), estado incluso, como veremos más adelante le estaría vetado por ser negro, Beato como digo maravilloso, muy amado nuestro y muy venerado por nosotros, lo cuál no obsta en nada a nuestra posición doctrinal de convicción personal católica.

Simplemente creemos  firmemente en la mayor excelencia de la Raza Aria, para crear Civilización, y entendemos que el pueblo Ario es el único capaz de lograr la Suprema Civilización Integral, asistido o auxiliado por Diós. Alguien que no este capacitado naturalmente, para el estudio no puede ser médico, tendrá que contentarse con otros quehaceres inferiores.

Como se puede observar hay una superioridad en la persona que naturalmente puede acceder al estudio y una inferioridad en la que naturalmente no puede, esto casi siempre va intrínsecamente unido a la raza. No podemos confundir la "equidad" con la "igualdad". Lo primero es justo, lo segundo no. Igualdad sería defender que un negro puede y debe ser como un blanco, y que un blanco puede y debe ser como un negro... porque todos somos "iguales" ya que todos somos humanos... No hay mayor injusticia que la "igualdad", por cierto, uno de los tan cacareados valores de la masónica revolución francesa. 

Continua.

 

Seunda parte:

Lo arqueológicamente constatable, en restos humanos, por ahora: ORIGEN ARQUEOLOGICO DE LA RAZA NÓRDICA:

[ Son principalmente útiles las investigaciones de los arqueólogos antropología católicos Santa-Olalla y Jacques de Mahieu, y de los de la misma labor Adriano Romualdi y Hans F.F.K. Günter] “Tras la retirada de los hielos, encontramos modernos cráneos nórdicos como: el de Stängenas (Bohuslän), datable en el 6000 a. C.,  los de Ellerbeck (Kiel) y Pritzerbersee (Brandeburgo), atribuibles al Mesolítico. Este carácter nórdico del área megalítica se perpetuará desde el Paleolítico al periodo germánico, testimoniando la ocupación ininterrumpida de esos territorios. Eugene Pittard (1924, … pág. 261[en cita del insigne antropólogo Adriano Romualdi] ): «Los hombres que tallaron los cuchillos de sílex pertenecían a la raza de los cráneos alargados. ¿No es cierto, entonces, que este tipo étnico se mantiene y se incrementa, naturalmente, en las épocas subsiguientes hasta la aurora de los tiempos históricos? ¿Y esta constatación no está en flagrante contradicción con las teorías arqueológicas que quisieran que toda nueva civilización aparecida en Escandinavia correspondiese a una sustitución de la población precedente (pero ¿qué habría sido de ésta?…) por parte de la que aporta la cultura más reciente?». Optamos por las conclusiones del gran antropólogo suizo Señor Pittard, que sigue escrupulosamente la división racial del pueblo Ario, aseverada y explicada por el gran antropólogo Hans F. K. Günter. Sea cual fuere la hipótesis que se excoja, lo cierto es que cráneos y esqueletos cuyas formas pueden considerarse que están en el origen de las európidas se encuentran en Europa hasta una fecha que Reche cree poder remontar al 80. 000 a. C.

Tercera parte: ORIGEN ARQUEOLOGICO DE LAS RAZAS ARIAS DIVERSIFICADAS, COMPRENDIENDO LA NÓRDICA COMO Matriz, de origen real y mítico natural Divino anterior!

«…la Europa caracterizada por el clima marítimo del último periodo de la Edad Glacial fue la cuna [ no la Primitiva ni primordial] de la raza nórdica y por tanto de los indoeuropeos y su abundancia en razas diferentes… (Reche 1936, 316).

Cuarta parte:

Limpieza de Sangre, preciosísima institución católica, humanística y jurídica, civil, canónica, hispana, Papal para el Reyno e Imperio ambos de España; figura jurídica Legal, histórica, multisecular, tradicional y luego Tradicionalista Integrista (según Manifiesto de la prensa tradicionalista Carlista e Integrista del egregio Señor, gran Orador católico antimasónico Don Ramón de Nocedal y Romea, que Dios guarde en su Santa Gloria:

< esto="" procura="" la="" naturaleza,="" así="" lo="" verás="" en="" los="" longares="" do="" vivieres,="" que="" el="" bueno="" e="" de="" buena="" razza="" todavía="" retrae="" [de]="" do="" viene,="" y="" el="" desventurado,="" de="" vil="" razza="" e="" linaje,="" por="" grande="" que="" sea="" e="" mucho="" que="" tenga,="" nunca="" retraerá="" se="" non="" a="" la="" vileza="" [de]="" donde="" desciende.="">> Reverendísimo Señor Arcipreste de Talavera, Don Alfonso Martínez de Toledo, “El Corvacho,… “,… 1438,… .  En absoluta coherencia con el título e ideal que acabamos de titular y adjetivar con notas esenciales propias e históricamente demostradas evidentes, la Catolicísima Pía Unión de San Pablo Apóstol, prefiere exclusivamente la membresía de Arios, en la Pía Unión, y se adecúa así, en lo que libremente le compete, a las leyes y Estatutos de Limpieza de Sangre, bajo Autoridad de Los Reyes Católicos. Limpieza de Sangre excluyente, de suyo, de moros, negros, mestizos y judíos. Nuestro principal maestro es Su Ilustrísima el doctísimo Inquisidor de LLerena Fray Juán Escobar del Corto, O.P., autor del modélico “Tractatus  Bipartitus de Puritate Sanguinis…”.Por puro rigor lógico con dichos principios se acepta necesaria y útilmente, con gran encomio de nuestra parte, la evolución, en versión racialista albofílica, de la Limpieza de Sangre, en el siglo XVIII español, manteniéndose a la sazón las pragmáticas regias correspondientes, al menos para la Corte Administrativa Real, Notarías del Reyno, Cabildos Catedralicios, Ordenes Religiosas, todas las Órdenes Militares, Religiosos, Hermandades, Cofradías, Gremios, Colegios Mayores, Escuelas, Universidades, etc., y, a finales del XVIII, bajo Carlos IV, con nuevas restricciones para los Jefes y Oficiales del Ejército de Su Majestad. Tantas instituciones sociales españolas han exigido, muchas por propia iniciativa y libremente, para la membresía en las mísmas, la Limpieza de Sangre, así como, por analogía, lo hicieron, en nuestro Siglo de Oro los Seminarios Conciliares.

La Limpieza de Sangre era el título nobiliario no más alto, pero sí el más apreciado por la Iglesia Española, su Nobleza Histórica y su pueblo llano de “Cristianos Viejos“, para cuya certificación era única competente la Santa Inquisición de las Españas, hasta el primer cuarto del XIX, luego pasó a jurisdicción de los Tribunales Ordinarios.

Quinta parte:

Estatutos Catedralicios y Bulas Pontificias.

Los primeros en estatuir Limpeza de Sangre en sentido dicho fueron los Cabildos Catedralicios de Córdoba (Capilla de San Acacio), Badajoz y Sevilla (1515), y Su Santidad Julio II, Papa, de felicísima Memoria, sirvióse de confirmar, el 9 de enero del año de Gracia de 1511 el dicho Estatuto de Badajoz, prohibiendo el ingreso, al Capítulo, de hijos, y nietos, de herejes, los “publice vel occulte reconciliati, sive de genere sarracenorum, sive marranorum”. Poco después S.S el sabio y erudito León X, gigantesco mecenas de las más Bellas Artes de la Humanidad de todos los tiempos, promulgó su Bula “Apostolici Redimicis” de 12 de Septiembre de 1516, especialmente contra Judíos cf. Las Bulas “Ad Extirpanda”, de S.S. Inocencio IV, de 15 de Mayo de 1252, donde se autorizaba esclavizar a los negros. “Romanus Pontifex” , de S.S. Nicolás V, de 8 de Enero de 1455, donde se autorizaba a recluir, en los pueblos y ciudades, en guetos, a los judíos. Este mismo Papa. Nicolás V, dió ejemplo, estableciendo  guetos para judíos, en todos los Estados Pontificios. “Cum Nimis absurdum”, de S.S. Paulo IV, de 14 de Julio de 1555, donde prohibía las Sagradas Ordenes a conversos, judíos, negros, mestizos y moros. Como puede observarse la Pía Unión de San Pablo Apóstol se ajusta escrupulosamente en sus exigencias de admisión a la misma al Magisterio Ordinario y Estraordinario de la Iglesia Católica.

< [para]="" ser="" enemigo="" de="" cristianos="" no="" es="" necesario="" ser="" [de]="" padre,="" y="" [de]="" madre="" judíos,="" uno="" sólo="" basta;="" no="" importa="" que="" lo="" sea="" el="" padre,="" basta="" la="" madre,="" y="" ésta="" aun="" no="" entera,="" basta="" la="" mitad,="" uno="" tanto,="" basta="" un="" cuarto,="" y="" aún="" octavo,="" y="" la="" inquisición="" santa="" ha="" descubierto="" en="" nuestros="" tiempos,="" que="" hasta="" distantes="" veintiún="" grados="" se="" ha="" conocido="" judeizar.="">>. Muy Rvdo. Padre Torrejoncillos, “Centinela contra Judíos”, Pamplona, 1691.

El Cardenal Arzobispo de Toledo y Primado de las Españas, bajo Su Majestad El Rey y doble Emperador Karl o Carlos Von Habsburg, Su Eminencia Reverendísima y Patriarca Martínez Silíceο pronunció un célebre discurso a favor de su Estatuto de Limpieza de Sangre a ser observada como requisito para ser miembro del Cabildo de la Primada, y mantuvo una lucha acérrima contra la oposición a él judía e infiltrada en el aparato externo de la”Iglesia; ganó la guerra, terminada con la decisión a favor del Cardenal, de Su Santidad el Papa.

Continua.

 

Sexta parte: Limpieza de Sangre “conditio sine qua non” de profesión religiosa en las Ordenes de Derecho Pontificio.

Aplicaron la exclusión de los conversos judios, moros, negros y mestizos, los dominicos en 1489, (por lo cual el Beato Martin de Porres, en esta fecha, no se hubiera santificado en la O.P como hermanito lego), a la que siguieron los jerónimos en 1493, después de que pocos años antes la Santa Inquisición Española, en plena y ejemplar justicia contra esos criminales, condenara y declarara “herejes convictos, impenitente y relapsos a los mismos y entregará [al Brazo Secular] a cinco monjes de dicha Congregación, a los cuáles la Fuerza Pública ejecutiva, bajo exclusiva jurisdicción secular de Su Majestad El Rey de las Españas, ejecutó, en un Auto Público, quemándolos y muriendo pertinazmente e impenitentes. Los Franciscanos  aprobaron la Limpieza de Sangre  treinta años más tarde, en 1525, y los Jesuitas en 1593.

Septima parte. Apéndice.

Cf. Angel Rafael Almarza, “La Limpieza de Sangre en el Siglo XVIII venezolano”, Caracas, 2009, Cap. II: (Extracto reseña de ese Cap.) :La Universidad de Caracas fijó en 1727 requisito ineludible de Limpieza de Sangre y Racial para que el postulante fuese admitido al alumnado. Estableció “un procedimiento institucional para revisar el linaje del solicitante que aspiraba a ingresar en dicha institución o de aquellos que pretendían ocupar un cargo en ella” (pág. 51). La educación universitaria en la Venezuela del siglo XVIII estaba vetada a los negros, mestizos, indios, judíos. … “para poder ingresar en la Universidad de Caracas, a cursar estudios en alguna de sus Facultades no se pedía más documentación que la partida de bautismo que acreditase la calidad de blanco” (p. 52). El Colegio de Abogados de Caracas prohibió el ingreso en la institución a todos aquellos que fueran descendientes de los nativos americanos y africanos.

Espero haberme expresado diáfana, clarividente y fundadamente, “a qui pese e a qui non”, como dice el Mio Cid, y he resuelto con Historia, el Magisterio Ordinario y Extraordinario de la Iglesia Católica, y Aristocratismo, demostrando que la Pía Unión de San Pablo Apóstol no es de “novatires”, ni se ha inventado nada esencialmente nuevo. Se ha ceñido a la verdad y ha actuado en consecuencia. E insisto en que, en lo opinable, esta Institución cree que el origen terrenal divinamente Providencial de la supremacía de la Raza Aria es Hiperbórea, siendo la Atlantida, estación hiperbórea.

Los últimos pronunciamientos del Magisterio Ordinario de la Iglesia sobre el Arianismo, (Racismo, blanquismo), son de los años 20, 30, 40, 50. Como por ejemplo el Cardenal Adolf Bertram, cabeza ex officio de la Iglesia alemana entre 1920 y 1945. Mons. Cesare Vincenzo Orsenigo, Nuncio de S.S. Pio XII. El Cardenal Adolf Bertram muy respetado por los Nazis. Mons Theodor Innitzer y otros Obispos de Austria el 18 de marzo de 1938 emitieron un comunicado  pidiendo a sus feligreses aceptar y apoyar el Anschluss, como refuerzo a la cultura de la Supremacía de la Raza Aria. El Arzobispo de Múnich, Mons. Michael Von Faulhaber. Pero la imagen más recurrente, de este Cardenal, es la admiración que profesaba por Hitler. Poco después de un atentado fallido contra el Führer en Munich en 1939, el Cardenal le envió un telegrama donde admitía la acción de la “providencia divina” para salvarle la vida y echó a volar las campanas de la catedral en un glorioso Te Deum convocado para rezar por la vida de Hitler. El Obispo. Mons. Alua Hundal. Obispo Austriaco, consultor del Santo Oficio, que residía en Roma. Creía que el Nacionalsocialismo expandiria la Cultura Cristiana y la Supremacía de la Raza Aria. Aunque el más Arianista racista, fué el Obispo Castrense del III Reich, Mons. Franz Justus Rarkowski y así un largo etc. 

Por tanto insisto, para pertenecer a está Milicia de Guerreros de Cristo:

1.). Hay que ser Católico Apostólico y Romano.

2.). Tener limpieza de Sangre.

3.). Pertenecer a una Suprema Raza, o sea, a una Raza Aria y no tener defectos físicos ni taras contemplados en el Derecho Eclesiástico restrictivo en materia de pertenencia al Clero, tan sólo que nosotros lo extendemos a toda la membresía. Por tanto, de lo contrario, si faltan algunos de estos 2 últimos requisitos, abstenganse de contactar con nosotros. El primero sin embargo tiene solución, de no ser católico se le bautiza y pasa a ser Hijo de Dios y de la Iglesia Católica, " Euntes ergo docete omnes gentes baptizantes eos in nomine Patris et Filii et Spiritus Sancti, (San Mateo, capítulo 28, versículo 19), sin embargo los otros 2 no tienen solución " Quod natura non dat Ecclesia non prestat".                  

+ Pablo de Rojas. Obispo.

  Quien desee obtener más información al respecto, puede escribir al siguiente correo  electrónico: secret.monsrojas@hotmail.es, o llamar por teléfono al 680 813 102. Será un placer atenderles.