Requisitos indispensables para pertenecer a la Pía Unión de San Pablo Apóstol.

Advertencia preliminar sobre algunos requisitos especiales, en concreto sobre dos, de los tres,"conditio sine qua non", que los aspirantes a ingresar en la Pía Unión de San Pablo Apóstol, deben poseer.

Suelen ser objeto de controversia e incluso venir considerados novedosos en el Magisterio y Disciplina de la Iglesia Católica, por parte de gente convencida de ser católica tradicional, pero no siéndolo, debido a estar modernizada y padecer gran ignorancia en doctrina, Derecho Canónico Clásico de la Iglesia, moral católica, historia y protohistoria.

Nuestros requisitos no son nuevos, ni caprichosos, ni infundados, ni deficientes en íntegro Catolicismo, "nihil novum sub solem", Helos aquí: 

Requisito de CATOLICIDAD, ARIANIDAD, y LIMPIEZA DE SANGRE , excluyente de ascendientes judíos, sarracenos, negros, mestizos, para obtenerse membresía en la Pía unión, repito, hace falta:

1) Ser Católico.

2) Pertenecer a Casta Aria, común y vagamente denominada “blanca”.

3) Tener Limpieza de Sangre Racial. La Historia de la Iglesia, el Magisterio Ordinario eclesial y Extraordinario Papal vencen toda objeción, y dejan en ridículo al enemigo, y al modernizado falso tradicionalista “católico”.

Breve Opúsculo del Origen de las Razas.

ORIGEN DIVINO DE LAS RAZAS ARIAS NÓRDICAS.

Origen Divino ulterior al de Adán y Eva, y especial de la Supremacía de las Razas Arias sobre las demás. (Legítima opinión y convicción católicas).

PRIMERA PARTE:

HIPERBÓREA, la isla de Thule, y la Atlántida (segunda estación de la para entonces “desaparecida” Hiperbórea).

Las pruebas terminantes, fuera de los presuntos avances arqueológicos en el Norte de los bellísimas majestuosos  Urales, donde habita la Raza Aria Nórdica de Rusos blancos, en asentamientos oficiales y perfectamente a la vista, se hallan en la Bética y tierra de Hispalis, Urbe fundadora de la primigenia Hispania cuasi prehistórica, Una, Grande y Libre. Dado que el enclave explícitamente Ario, donde aparecen en palografía las ideas y palabras “hiperborei” y “Arii”, con su doctrina sapiencial teúrgica, no es visitable ni por el común de los científicos, ni por el público, dichas pruebas no son aportables a la población en general, ni nos es lícito, pues, revelar sus formas concretas, que conocemos privada y fehacientemente. Hiperbórea está certificada por los historiadores y poetas clásicos antiguos griegos, y de otras civilizaciones. Su Ilustrísima el barón de Ébola, muy útil en material informativo aprobechable para el investigador católico, aporta datos e interpretación de fuentes.

El mito, estricto, escueto y expurgado de fantasías, es libre, puede ser intuido, o no, aceptado o no, en opinión privada, y es legítimo tenerla y basarse en ella. Nosotros creemos a esos antiguos historiadores, y en el mítico origen de los Arios.

Conservamos el “Mito Fuerte”, en expresión del arionórdico Von Schelling, que purificamos con criterio católico, el mito certero reforzado con razonamientos de común razón, en cuanto al Ario, cuya tradición universal afirma su origen nórdico y su divinización natural original. Aceptamos, en legítima opinión, a la que correspondan místicas privadas, que Dios, a través de su sapientísima e infinitamente bondadosa conducción providente de una estirpe arcáica y arcana, la conformó con cualidades hereditarias que la hacían generar genios y talentos sin par, y alcanzar el máximo de perfección civilizatorio, al mismo tiempo que su supremo Canon de belleza, por los trascendentales aristotélicos, implica bondad y entitatividad proporcional, o sea, naturalmente supremas.

SEGUNDA PARTE:

Preparación por vía natural y Divino Providencial del pueblo Ario, para ser la mejor población Natural de la Iglesia.

Dios preparó a ese pueblo, en modo, de hecho e históricamente, principal y masivo, y no a otros linajes tan espléndida, cualitativa y cuantitativamente, para heredar cual principal protagonista, en siglos de esplendor natural de civilización europea, la condición de Pueblo Elegido o Iglesia, constituyendo los Arios sus más perfectos ejemplares o más civilizatorios, y los más sabios y Santos. Las cualidades Arias superiores se análogan a los Atributos de Dios, o sea, ínfinitos, Ser, Bondad, Belleza, Sabiduría, Perfección y Santidad, que se fundan en la Supremacía Absoluta, y en el Orden del Universo creado; lo cuál no es de extrañar, pues la altura del análogado corresponde a la extraordinaria altura natural con que Dios, al principio, los hizo y conformó a  Imagen Suya.

Dijo Nuestro Dios y Señor Jesucristo, “ Quia auferetur a vobis regnun Dei, et est dabitur genti facienti fructus ejus”, en Roman Paladín : “Se os quitará a vosotros y se dará a otro pueblo que dará fruto”, ( S. Mateo capítulo 21, versículo 33-43.45-46),  refiriéndose, en nuestra ortodoxa y legítima convicción hermenéutica, al nuevo heredero del Pueblo escogido, fundamentalmente el pueblo Ario, que, por vía natural pero guiada por el plan, designio y Providencia divinos, hubo sido y es perfeccionado y ultimado por Dios, para ser el cuerpo principal y más perfecto de la Iglesia, en cuanto dicha estirpe, naturalmente había sido, y es, del mismo modo, hecha capaz. –  por Dios mismo, en absoluta e irreversible Resolución Sapientísima y Decretal Personal libérrima del Sumo Hacedor  – de ser el pueblo mejor instrumento natural de la Iglesia, pueblo aquel que así es porción racialmente constituida y naturalmente privilegiada – por Dios Criador y modelador – como agente natural, Sapiencial, Sacerdotal y Guerrero, intrínsecamente dentro de la Santa Universal, Romana, Una y Única Iglesia de Cristo.

San Alberto Magno, Santo Tomás de Aquino, y los arios Platón y Aristóteles, y muchos Romanos Pontífices arionórdicos avalan nuestra tesis, de filosofía natural y escuela teológica, católica, escolástica, antropológica empírica, psiquiátrica, genética, de Historia, mística y ascética, tesis legítima, sólida, fundamentada en la Ciencia Universal, intuición, experiencia, los hechos, la historia, y nuestra particular ética Aristocrática y percepción de Nobleza que entendemos  –  en nuestro perfecto derecho natural, filosófico, teológico y personal, y privado místicamente, – la mejor.

Sentada esta excelsa tesis esplendorosa apoyada por Dios, y en nuestra  propia e individual mítica percepción, compatible con la Fé Católica y a su servicio, tenemos derecho, y lo usamos, a construir sobre nuestra libre legítima convicción  estructuras, sociedades, estudios e investigación, y a edificar la Civilización Natural Suprema y Sobrenatural (esto último por pura Gracia gratuita Divina y Carisma), a nuestro noble, lícito, sincero y leal entender íntegramente católico. “In Fide Unitas, in dubiis libertas et in omnibus Charitas”. S. Agustín de Hipona.

No dentificamos a la Iglesia total con un pueblo determinado, ni negamos la universalidad de aplicación que Dios hace selectivamente de los Frutos de la Redención, (buenos a su Derecha, y malos a su Izquierda), ni afirmamos que hay un pueblo elegido dentro del pueblo elegido en cuanto a Fé, Sacramentos, Predicación, Disciplina, Gracia y Santidad, quien la tenga, de la raza que éste sea y sea la que sea. Un amabilísimo negro como el Beato Martín de Porres, O.P. del ultramar de España, a quien veneramos sincera y fácilmente, pudo ser, fue y es más Santo que muchos blancos, (no obstante por ser negro no le fue permitido acceder a las Sagradas Ordenes, y optó de buen grado, por ser lego, y otra curiosidad no hay ningún negro canonizado), estado incluso, como veremos más adelante le estaría vetado por ser negro, Beato como digo maravilloso, muy amado nuestro y muy venerado por nosotros, lo cuál no obsta en nada a nuestra posición doctrinal de convicción personal católica.

Simplemente creemos  firmemente en la mayor excelencia de la Raza Aria, para crear Civilización, y entendemos que el pueblo Ario es el único capaz de lograr la Suprema Civilización Integral, asistido o auxiliado por Diós. Alguien que no este capacitado naturalmente, para el estudio no puede ser médico, tendrá que contentarse con otros quehaceres inferiores.

Como se puede observar hay una superioridad en la persona que naturalmente puede acceder al estudio y una inferioridad en la que naturalmente no puede, esto casi siempre va intrínsecamente unido a la raza. No podemos confundir la "equidad" con la "igualdad". Lo primero es justo, lo segundo no. Igualdad sería defender que un negro puede y debe ser como un blanco, y que un blanco puede y debe ser como un negro... porque todos somos "iguales" ya que todos somos humanos... No hay mayor injusticia que la "igualdad", por cierto, uno de los tan cacareados valores de la masónica revolución francesa. 

Continua.

 

TERCERA PARTE:

Lo arqueológicamente constatable, en restos humanos, por ahora: ORIGEN ARQUEOLOGICO DE LA RAZA NÓRDICA:

[ Son principalmente útiles las investigaciones de los arqueólogos antropología católicos Santa-Olalla y Jacques de Mahieu, y de los de la misma labor Adriano Romualdi y Hans F.F.K. Günter] “Tras la retirada de los hielos, encontramos modernos cráneos nórdicos como: el de Stängenas (Bohuslän), datable en el 6000 a. C.,  los de Ellerbeck (Kiel) y Pritzerbersee (Brandeburgo), atribuibles al Mesolítico. Este carácter nórdico del área megalítica se perpetuará desde el Paleolítico al periodo germánico, testimoniando la ocupación ininterrumpida de esos territorios. Eugene Pittard (1924, … pág. 261[en cita del insigne antropólogo Adriano Romualdi] ): «Los hombres que tallaron los cuchillos de sílex pertenecían a la raza de los cráneos alargados. ¿No es cierto, entonces, que este tipo étnico se mantiene y se incrementa, naturalmente, en las épocas subsiguientes hasta la aurora de los tiempos históricos? ¿Y esta constatación no está en flagrante contradicción con las teorías arqueológicas que quisieran que toda nueva civilización aparecida en Escandinavia correspondiese a una sustitución de la población precedente (pero ¿qué habría sido de ésta?…) por parte de la que aporta la cultura más reciente?». Optamos por las conclusiones del gran antropólogo suizo Señor Pittard, que sigue escrupulosamente la división racial del pueblo Ario, aseverada y explicada por el gran antropólogo Hans F. K. Günter. Sea cual fuere la hipótesis que se excoja, lo cierto es que cráneos y esqueletos cuyas formas pueden considerarse que están en el origen de las európidas se encuentran en Europa hasta una fecha que Reche cree poder remontar al 80.000 a. C.

CUARTA PARTE:

ORIGEN ARQUEOLOGICO DE LAS RAZAS ARIAS DIVERSIFICADAS, COMPRENDIENDO LA NÓRDICA COMO Matriz, de origen real y mítico natural Divino anterior!

«…la Europa caracterizada por el clima marítimo del último periodo de la Edad Glacial fue la cuna [ no la Primitiva ni primordial] de la raza nórdica y por tanto de los indoeuropeos y su abundancia en razas diferentes… (Reche 1936, 316).

QUINTA PARTE:

Limpieza de Sangre, preciosísima institución católica, humanística y jurídica, civil, canónica, hispana, Papal para el Reyno e Imperio ambos de España; figura jurídica Legal, histórica, multisecular, tradicional y luego Tradicionalista Integrista (según Manifiesto de la prensa tradicionalista Carlista e Integrista del egregio Señor, gran Orador católico antimasónico Don Ramón de Nocedal y Romea, que Dios guarde en su Santa Gloria:

"Esto procura la Naturaleza, así lo verás en los longares do vivieres, que el bueno e de buena razza todavía retrae [de] do viene, y el desventurado, de vil razza e linaje, por grande que sea e mucho que tenga, nunca retraerá se non a la vileza [de] donde desciende". Reverendísimo Señor Arcipreste de Talavera, Don Alfonso Martínez de Toledo, “El Corvacho,… “,… 1438,… .  En absoluta coherencia con el título e ideal que acabamos de titular y adjetivar con notas esenciales propias e históricamente demostradas evidentes, la Catolicísima Pía Unión de San Pablo Apóstol, prefiere exclusivamente la membresía de Arios, en la Pía Unión, y se adecúa así, en lo que libremente le compete, a las leyes y Estatutos de Limpieza de Sangre, bajo Autoridad de Los Reyes Católicos. Limpieza de Sangre excluyente, de suyo, de moros, negros, mestizos y judíos. Nuestro principal maestro es Su Ilustrísima el doctísimo Inquisidor de LLerena Fray Juan Escobar del Corto, O.P., autor del modélico “Tractatus  Bipartitus de Puritate Sanguinis…”.Por puro rigor lógico con dichos principios se acepta necesaria y útilmente, con gran encomio de nuestra parte, la evolución, en versión racialista albofílica, de la Limpieza de Sangre, en el siglo XVIII español, manteniéndose a la sazón las pragmáticas regias correspondientes, al menos para la Corte Administrativa Real, Notarías del Reyno, Cabildos Catedralicios, Ordenes Religiosas, todas las Órdenes Militares, Religiosos, Hermandades, Cofradías, Gremios, Colegios Mayores, Escuelas, Universidades, etc., y, a finales del XVIII, bajo Carlos IV, con nuevas restricciones para los Jefes y Oficiales del Ejército de Su Majestad. Tantas instituciones sociales españolas han exigido, muchas por propia iniciativa y libremente, para la membresía en las mísmas, la Limpieza de Sangre, así como, por analogía, lo hicieron, en nuestro Siglo de Oro los Seminarios Conciliares.

La Limpieza de Sangre era el título nobiliario no más alto, pero sí el más apreciado por la Iglesia Española, su Nobleza Histórica y su pueblo llano de “Cristianos Viejos“, para cuya certificación era única competente la Santa Inquisición de las Españas, hasta el primer cuarto del XIX, luego pasó a jurisdicción de los Tribunales Ordinarios.

SECTA PARTE:

Estatutos Catedralicios.

Los primeros en estatuir Limpeza de Sangre en sentido dicho fueron los Cabildos Catedralicios de Córdoba (Capilla de San Acacio), Badajoz y Sevilla (1515), y Su Santidad Julio II, Papa, de felicísima Memoria, sirvióse de confirmar, el 9 de enero del año de Gracia de 1511 el dicho Estatuto de Badajoz, prohibiendo el ingreso, al Capítulo, de hijos, y nietos, de herejes, los “publice vel occulte reconciliati, sive de genere sarracenorum, sive marranorum”. 

 Para ser enemigo de Cristianos no es necesario ser de padre, y de madre judíos, uno sólo basta; no importa que lo sea el padre, basta la madre, y ésta aun no entera, basta la mitad, uno tanto, basta un cuarto, y aún octavo, y la Inquisición Santa ha descubierto en nuestros tiempos, que hasta distantes veintiún grados se ha conocido judeizar.  Muy Rvdo. Padre Torrejoncillos, “Centinela contra Judíos”, Pamplona, 1691.

El Cardenal Arzobispo de Toledo y Primado de las Españas, bajo Su Majestad El Rey y doble Emperador Karl o Carlos Von Habsburg, Su Eminencia Reverendísima y Patriarca Martínez Silíceο pronunció un célebre discurso a favor de su Estatuto de Limpieza de Sangre a ser observada como requisito para ser miembro del Cabildo de la Primada, y mantuvo una lucha acérrima contra la oposición a él judía e infiltrada en el aparato externo de la”Iglesia; ganó la guerra, terminada con la decisión a favor del Cardenal, de Su Santidad el Papa.

Continua.

 

SEPTIMA PARTE:

Limpieza de Sangre “conditio sine qua non” de profesión religiosa en las Ordenes de Derecho Pontificio.

Aplicaron la exclusión de los conversos los dominicos en 1489, a la que siguieron los jerónimos en 1493, después de que pocos años antes la Santa Inquisición Española, en plena y ejemplar justicia contra esos criminales,  condenara y declarara “herejes convictos, impenitente y relapsos [al Brazo Secular] a cinco monjes de dicha Congregación, a los cuáles la Fuerza Pública ejecutiva, bajo exclusiva jurisdicción secular de Su Majestad El Rey de las Españas, ejecutó. Los Franciscanos  aprobaron la Limpieza de Sangre  treinta años más tarde, en 1525, y los Jesuitas en 1595.

OBTAVA PARTE:

La Limpieza de Sangre en el Siglo XVIII venezolano”, Caracas.

La Universidad de Caracas fijó en 1727 requisito ineludible de Limpieza de Sangre y Racial para que el postulante fuese admitido al alumnado.

Estableció “un procedimiento institucional para revisar el linaje del solicitante que aspiraba a ingresar en dicha institución o de aquellos que pretendían ocupar un cargo en ella” .

La educación universitaria en la Venezuela del siglo XVIII estaba vetada a los mestizos, indios o negros. … “para poder ingresar en la Universidad de Caracas, a cursar estudios en alguna de sus Facultades no se pedía más documentación que la partida de bautismo que acreditase la calidad de blanco”.

El Colegio de Abogados de Caracas prohibió el ingreso en la institución a todos aquellos que fueran descendientes de los nativos americanos y africanos.

 

Continua.

NOVENA  PARTE:

Odio y desprecio que la etnia judía tenía y tiene a la Iglesia Católica. La Limpieza de Sangre tiene su fundamento en la perfidia que la etnia judía desde siempre ha proferido a los cristianos, llegando a infiltrarse en la propia Iglesia de Cristo para destruirla, llegando, como demuestra la historia a fingir una falsa conversión. 

1.- “El odio que sus padres tenían al Redentor glorioso, cuando vociferaron ¡Crucifícale, crucifícale! , siguen teniéndolo hasta el día de hoy, todos los judíos, sin excepción alguna [que nos sea manifiesta], por todo el orbe. Este mismo odio y especialmente, contra los católicos, a quienes tienen por infieles idólatras, y por la gente más perversa del mundo.”  Don Juan Joseph Heideck, "Defensa de la Religión Cristiana", [Lugar de edición :], 1798, tomo IV, Carta primera, página 176.                                                                 

2.- “Los judíos fueron los elementos más activos en fomentar el ambiente de odio contra los cristianos, a quienes consideraban como suplantadores de la ley mosaica. Esta actividad de los judíos debió de ejercer considerable influencia, pues nos consta que ya en tiempo de Nerón gozaban de gran influencia en Roma, y es bien sabido que, con ocasión del martirio de San Pedro y San Pablo, algunos avanzaron la idea de que habían muerto por celos de los judíos. Existiendo, pues, este ambiente, azuzado por el odio de los judíos, se concibe fácilmente la persecución de Nerón. Como capaces de toda clase de crímenes, fue fácil señalar a los cristianos como causantes del incendio de Roma. Al pueblo no le costó mucho creerlo.” Bernardino Llorca/ García Villoslada, "Historia de la Iglesia Católica", Bac, Lisboa, 1959, Tomo I, Pág. 178.

3.- “Los judíos querían figurarse, que persiguiendo de muerte y procurando difamar a los cristianos, hacían un particular obsequio a Dios, y que obraban por puro celo de conservar su ley y sus ceremonias.” Félix Torres Amat, "Tratado de la Iglesia de Jesucristo o Historia Eclesiástica", [LUGAR DE EDICIÓN], 1806, tomo III, cap. 1, página 5; 

4.-  “Y hasta en el siglo tercero atropellaban en las mismas sinagogas con azotes y apedreadas a las mujeres cristianas siempre que podían: las maldecían públicamente en sus sinagogas tres veces al día, los rabinos prohibían hablar con los cristianos, y oír sus exhortaciones, había judíos que preferían la muerte a ser curados milagrosamente por los cristianos;” Don Félix Torres Amat, "Tratado de la Iglesia de Jesucristo o Historia Eclesiástica" , [LUGAR DE EDICIÓN], 1806, tomo III, cap. 1, página 4;

5.- "Los impíos judíos de Jerusalén, viendo los prodigiosos progresos que hacía el Evangelio en tan poco tiempo, enviaron diputados a todas partes donde había gente de su nación para avisarles que había nacido entre ellos una secta nueva, que reconocía a Jesús de Nazaret por el Mesías prometido por los Profetas; que este Jesús era Galileo y un engañador, a quien habían quitado la vida en una cruz; pero que habiendo llegado de noche sus discípulos, quitaron su cuerpo del sepulcro donde había sido puesto; que estos engañaban el mundo, diciendo que había resucitado y subido al cielo [Así pinta el Talmud Babilónico y los demás libros de los judíos]...”. Juan Joseph Heideck, Ibidem, , año de 1798, tomo IV, página 10;  

6.- “En estos últimos siglos sus rabinos publicaron varias obras contra la Religión Cristiana: en estas combatían las verdades del Evangelio (la cuales también contienen su Talmud y sus libros antiguos) no por medio de la razón, sino por medio de ficciones y falsedades, inventando hechos del todo nuevos, contrarios a sus propios libros antiguos, opuestos a la razón natural, y aun contra la misma Sagrada Escritura del viejo Testamento: de suerte que cada una de estas obras llevan consigo su propia confutación, y desde luego manifiestan el espíritu de la mentira, y de la abominación e impiedad que contienen.” Juan Joseph Heideck, Ibidem., Carta primera, página 181;

DECIMA PARTE:

Declaraciones y Bulas de los Romanos Pontífices y Concilios contra los judíos: 

1.-      “Cualquier obispo, presbítero, o seglar, que en adelante les preste apoyo [a los judíos], bien sea por dádivas, bien por favor, se considerará como verdaderamente profano y sacrílego, privándosele de la Sagrada Comunión de la Iglesia Católica, y reputándosele como extraño al reino de Dios;” IV Concilio de Toledo, Canon LVIII, de 5 de diciembre del 633.  

2.-      “Nosotros amonestamos a su Alteza, para que cese de tolerar que los judíos gobiernen sobre los cristianos y ejerzan autoridad sobre ellos. Ya que permitir que los cristianos estén subordinados a los judíos y estén sujetos a su arbitrio, es lo mismo que oprimir a la Iglesia de Dios y exaltar a la Sinagoga de Satanás. Desear agradar a los enemigos de Cristo, significa ultrajar a Cristo mismo.” S. S. Gregorio VII al rey Alfonso VI de Castilla en el año 1080.     

3.-     "Nuestros modos de vida y los de los judíos son extremadamente diferentes, y los judíos pervertirán fácilmente a las almas de las gentes sencillas, a su superstición e incredulidad, si tales gentes están viviendo en contínua e íntima conversación con ellos." S.S. Alejandro III, decretal: "Ad hoc" en 1140.  

4.-     “Nos, que anhelamos con todo Nuestro corazón la salvación de las almas, os concedemos plena autoridad, por las presentes cartas,  para desterrar a los judíos. ” S. S. Inocencio IV, a San Luis Rey de FRANCIA en 1250. 

5.-      "Las Bulas “Ad Extirpanda”, de S.S. Inocencio IV, de 15 de Mayo de 1252, donde se autorizaba esclavizar a los negros. “Romanus Pontifex”, de 14 de febrero de 1248.  

6.-       "S.S. Nicolás V, de 8 de Enero de 1455, donde se autorizaba a recluir, en los pueblos y ciudades, en guetos, a los judíos. Este mismo Papa. Nicolás V, dió ejemplo, estableciendo guetos para judíos, en todos los Estados Pontificios. “Cum Nimis absurdum”.

7.-        "S.S. el sabio y erudito León X, gigantesco mecenas de las más Bellas Artes de la Humanidad de todos los tiempos, promulgó su Bula “Apostolici Redimicis” de 12 de Septiembre de 1516, especialmente para permitir torturar a los Judíos. 

8.-       “Que ni siquiera los judíos se atrevan a jugar o comer o mantener familiaridad con los cristianos”. S. S. Paulo IV, “Cum nimis absurdum”, 1554.-   

9.-        "S.S. Paulo IV, de 14 de Julio de 1555, donde prohibía las Sagradas Ordenes a conversos, judíos, negros, mestizos y moros en la Bula " Aposlolici Verum" Como puede observarse la Pía Unión de San Pablo Apóstol se ajusta escrupulosamente en sus exigencias de admisión a la misma al Magisterio Ordinario y Estraordinario de la Iglesia Católica.

10.-       “Que ni siquiera los judíos se atrevan a jugar o comer o mantener familiaridad con los cristianos”. S.S. Paulo IV, “Cum nimis absurdum”, 1555.  

11.-     “Sin embargo, la impiedad de los judíos, iniciada en todas las artes más perversas, llega a tanto que es necesario, si se quiere atender a la salud común de los cristianos, poner remedio rápido a la fuerza del mal.” San San Pío V,  "Cum Apostolatus" de 1567.

12,-     “El pueblo judío … llegado el tiempo de la plenitud, ingrato y pérfido, condenó indignamente a su Redentor a ser muerto con muerte ignominiosa  omitiendo las numerosas modalidades de usura con las que, por todas partes, los hebreos consumieron los haberes de los cristianos necesitados; juzgamos como muy evidente ser ellos encubridores y aun cómplices de ladrones y asaltantes que tratan de traspasar a otro las cosas robadas y malversadas u ocultarlas hasta el presente, no sólo las de uso profano, sino también las del culto divino. Y muchos, con el pretexto de tratar asuntos propios de su oficio, ambicionando las casas de mujeres honestas, las pierden con muy vergonzosos halagos; y lo que es más pernicioso de todo, dados a sortilegios y encantamientos mágicos, supersticiones y maleficios, inducen, a muchos incautos y enfermos, a los engaños de Satanás, jactándose de predecir el futuro, [revelar el sitio de] tesoros y cosas escondidas. Por último tenemos bien conocida e indagada la forma tan indigna en que esta execrable etnia, usa el nombre de Cristo, y en qué grado sea dañosa a quienes habrán de ser juzgados con dicho nombre y cuya vida pués, está amenazada con los engaños de ellos”.  San Pío V, Bula: "Hebraeorum Gens", de 26 de febrero de 1569. 

13.-     “Los judíos se ocupan de asuntos comerciales, amasan enormes sumas de dinero de estas actividades, y proceden sistemáticamente a despojar a los cristianos de sus bienes y posesiones por medio de sus exacciones usurarias. Aunque al mismo tiempo ellos piden prestadas sumas de los cristianos a un nivel de interés inmoderadamente alto, para el pago de las cuáles sus sinagogas sirven de garantía, no obstante sus razones para actuar así son fácilmente visibles. Primero de todo obtienen dinero de los cristianos que usan en el comercio, haciendo así suficiente provecho para pagar el interés convenido, y al mismo tiempo incrementan su propio poder. En segundo lugar, ganan tantos protectores de sus sinagogas y de sus personas, como acreedores tienen”. S.S. Benedicto XIV, Encíclica: "A quo primum", de 14 de junio de 1751. 

Continua.

 

DÉCIMA PARTE:

Santos Padres de la Iglesia contra los judíos:

1.-    “Que tan propio es del mundo ser malo, como de los judíos el ser pérfidos; y que como no hay esperanza que mejore el mundo, así no la hay de que éstos sean buenos.”  San Dídimo en Epist. Petri. I.

2.-    “El buey conoció a su dueño, el jumento el pesebre y casa de su señor; pero los judíos ciegos no lo conocieron: ¡Gran ceguedad, y desdicha! Oh duriora laxis Judeorum pectora! ¡Que se ablanden las piedras, quebrantándose unas con otras, y siempre los corazones de los judíos con mayor pertinacia!. Pilatos se ablandó, el Centurión cree, el cielo se oscurece, la tierra tiembla, las sepulturas se abren, toda la Naturaleza se revuelve, algunos y los judíos no se convirtieron: "Revertebantur percutientes pectora sua", Lucas, XXII. ¡Y que haya quien permanezca de ellos hoy en su dureza! . ¡Gran ceguedad! Pero también se dice, que al fin del mundo conocerán su error; pero de aquí a allá ¿Qué persecuciones habrán hecho en nuestra Iglesia, y Santa Fe Católica?.” San Ambrosio. 

3.-    “Son y fueron de más duros corazones, que los elementos, y que todas las cosas insensibles”.San Gregorio, "Super Evangelia", Homilía 10.

4.-    “Los judíos, después de haber matado al Justo, y antes de Él a los profetas, ahora deshonran y alzan increpaciones contra los cristianos, y, cuando pueden, aun les quitan la vida.” San Justino en su "Diálogo con el judío Trifón" .

5.-    “Nación de asesinos, rapaces, voraces, pérfidos ladrones”. San Juan Crisóstomo. 

6.-    "¡Pobres judíos! Vosotros atrajisteis una terrible maldición sobre vuestras cabezas al decir: "Su sangre caiga sobre nosotros y sobre nuestros hijos", y esa maldición, raza miserable, la llevais hasta el día de hoy, y al Final de los Tiempos recibireis el castigo de esa sangre inocente. ¡Oh, Jesús mío!... Yo no seré obstinado como los judíos. ¡Yo te amaré, por siempre, por siempre, por siempre!". San Alfonso María de Ligorio, "Sobre la Pasión de Cristo" .

7.-    “Siempre que el judío os dice a vosotros: "Fueron los hombres los que nos hicieron la guerra, fueron los hombres los que conspiraron contra nosotros" ; contestadles: Los hombres no os hubieran hecho la guerra si Dios no lo hubiera permitido.” “Mi verdadera guerra es contra los judíos… los judíos han sido abandonados por Dios, y, por el crímen de este Deicidio, no hay expiación posible.” San Juan Crisostomo, Oratio IV "Adversus Iudaeos" .

8.-    “Pero ahora vosotros habeis eclipsado todas las maldades del pasado, sin embargo de ningún modo dejasteis atrás el grado sumo del delito, mediante vuestra locura cometida contra Cristo. Por ello estáis ahora siendo castigados peor aún que en el pasado. Toda vez que, si ésa no es la causa de vuestra actual deshonra, ¿Por qué motivo, aun siendo vosotros unos asesinos de niños, Dios se contentó con vosotros en otro tiempo y en cambio vuelve ahora la espalda a quienes llegan a tales atrevimientos? Verdaderamente está claro que os atrevisteis a un delito mucho mayor y peor que el infanticidio y que cualquier delito, asesinando a Cristo”. San Juan Crisostomo, Oratio VI, 2, "Adversus Iudaeos" .

9.-    “Los judíos han sido dispersados por todo el mundo, para que mientras paguen la culpa de tan gran crimen, puedan ser testigos de nuestra Redención” San Bernardo de Claraval, Epístola 363 a la Iglesia de Francia Oriental.

10.-    “No existe peor ni más opresora servidumbre que la esclavitud de los judíos. Allí donde vayan la llevan consigo, y en todas partes son molestos para sus señores.” San Bernardo, "De Considératione", Libro 1º, Capítulo 3.

11.-    “Fácil es a esto la respuesta, y ella de acuerdo a lo establecido en el Concilio general [IV de Letrán, año 1215, c. 68.], que los judíos de ambos sexos, en todo territorio de Cristianos, en todo tiempo deben distinguirse en su vestido de los otros pueblos. Esto les es mandado a ellos en su ley, es de saber que en los cuatro ángulos de sus mantos haya orlas por las que se distingan de los demás”. Santo Tomás de Aquino consultado por la Duquesa de Brabante sobre si era conveniente que en sus dominios los judíos fueran obligados a llevar una señal distintiva para diferenciarse de los cristianos.

12.-    “A los judíos no se les debería permitir quedarse con lo obtenido por medio de la usura; lo mejor sería que se les obligara a trabajar para ganarse la vida, en vez de no hacer otra cosa que hacerse más avaros”. Santo Tomás de Aquino, "De regimine principum" .

13.-    “Un fragmento notable que se conserva con este titulo hace responsable a los judíos de sus miserias y desgracias. La causa fueron los crímenes que cometieron contra el Mesías.”Homilía de San Hipólito contra judíos, Cod. "Vaticanus", gr. 1431. Patrología, Prof. Johannes Quasten, "Patrología", BAC, Madrid, [año], tomo 1, página 487.

14.-    “El Padre sufrió en el Hijo, y el Hijo en los profetas. La obstinación de los judíos, especialmente en la muerte de Cristo, fue la causa de que el Salvador se volviera hacia los gentiles, los pobres y los miserables, invitándolos a entrar en su reino. Por eso Jerusalén ha cesado de ser ciudad de Dios e Israel ha venido a ser un pueblo de apátridas en el mundo. San Cipriano, "Adversus Judaeos". Prof. Johannes Quasten, Ibid., pág. 664.

15.-    “Hacían morir a los cristianos siempre que podían.” San Justino, "Dialog. Cum Triph.", N. 95. VIII.- El judaísmo subterráneo o infiltrado en la Iglesia Católica, destruye el sacerdocio católico y aspira a controlar la investidura del Romano Pontífice:  “Ellos traman la ruina de la Iglesia, no desde fuera, sino desde dentro; en nuestros días el peligro está casi en las entrañas mismas de la Iglesia y en sus mismas venas; y el daño producido por tales enemigos es tanto más inevitable, cuanto más a fondo conocen la Iglesia”. S.S. Papa San Pío X, Carta Encíclica: ‘Pascendi Domini gregis’, [2], de  8 de septiembre de 1907.

Continua.

 

UNDÉCIMA PARTE:

Comision del Santo Oficio Creada por Pío XI para examinar las nuevas ideologías políticas surgidas en el siglo XX.

Pío XI en 1935 crea una comisión del Santo Oficio Romano Pontificio encargada de examinar y ver si eran condenables las ideologías políticas que habían surgido a principios del siglo XX, después de un profundo estudio el Papa condena bajo pecado mortal y pena de excomunión a aquellas personas que se adhdiriesen al Comunismo, Marxismo e ideologías parecidas en la Enciclica "Divini Redentoris" de 19 de marzo de 1937, sin embargo el Nacionalsocialismo que propugnaba la superioridad de las llamadas Razas Arias, por consiguiente el racismo, no fué condenado por no encontrar en sus tesis nada de particular, en especial se examinó el libro de “Mein Kampf”, de su excelencia el canciller del III Reich Adolf Hitler, para presentar informes, los distintos consultores, de si hallasen errores contrarios a la Fe Católica y por tanto condenables por Su Santidad el Papa, como Pastor Supremo de la Santa Iglesia de Cristo nuestro Dios y Señor, o por el Santo Oficio Romano y universal, no siendo así este movimiento político continuo con el apoyo de la Iglesia y sobre todo del Nuncio Apostólico de Su Santidad en Alemania el Cardenal Eugenio Pacelli, futuro Pío XII, no obstante debido a algunos judíos infiltrados anticatólicos en tal movimiento y a la cabeza el conocido Alfred Rosenberg, profundo anticatólico, el Papa Pío XI escribe en alemán, en el mismo año en que condenó al Comunismo y Marxismo, la Enciclica      "Mit brennender Sorge" donde advertía que «Todo el que tome la raza, o el pueblo, o el Estado, o una forma determinada del Estado, o los representantes del poder estatal u otros elementos fundamentales de la sociedad humana  y los divinice con culto idolátrico, pervierte y falsifica el orden creado e impuesto por Dios». Nada que objetar al respecto, todo lo contrario, el racismo no está por encima de Dios. 

Los últimos pronunciamientos del Magisterio Ordinario de la Iglesia sobre el Arianismo, (Racismo, blanquismo), son de los años 40, 50. Como por ejemplo el Cardenal Adolf Bertram, cabeza ex officio de la Iglesia alemana entre 1920 y 1945. Mons. Cesare Vincenzo Orsenigo, Nuncio de S.S. Pío XII. El Cardenal Adolf Bertram muy respetado por los Nazis. Mons Theodor Innitzer y otros Obispos de Austria el 18 de marzo de 1938 emitieron un comunicado pidiendo a sus feligreses aceptar y apoyar el Anschluss, como refuerzo a la cultura de la Supremacía de la Raza Aria. Al igual que el  Arzobispo de Múnich, Mons. Michael Von Faulhaber, pero la imagen más recurrente, de este Cardenal, es la admiración que profesaba por Hitler. Poco después de un atentado fallido contra el Führer en Munich en 1939, el Cardenal le envió un telegrama donde admitía la acción de la “providencia divina” para salvarle la vida y echó a volar las campanas de la catedral en un glorioso Te Deum convocado para rezar por la vida de Hitler. El Obispo. Mons. Alua Hundal. Obispo Austriaco, consultor del Santo Oficio, que residía en Roma. Creía que el Nacionalsocialismo expandiria la Cultura Cristiana y la Supremacía de la Raza Aria. Aunque el más Arianista racista, fue el Obispo Castrense del III Reich, Mons. Franz Justus Rarkowski y así un largo etc. La verdad que después de todo esto, terminada la Segunda Guerra Mundial, uno se puede quedar estupefacto ante el cúmulo de disparates de los informes de los consultores deputados que intervinieron, a excepción de S.E.R. Mons. Dr. Alois Hudal, que se quedó tan perplejo, y se opuso con determinación y triunfo a aquellos “pseudoinformes” plagados de atribuciones falsas al "Mein Kampf", y condenando tesis de un nacionalsocialismo de pura fantasía en la mente de los consultores ofuscados. Alguno proponía poner en el Índice el "Mein Kampf", aún perdida la guerra pero en pleno apogeo con casi la totalidad de los católicos alemanes profundamente adepta al ideario, régimen político y jefatura nacionalsocialistas germánicos, con la natural oposición y crítica a los abusos de los funcionarios anticatólicos. Menos mal que aquellos sumos ineptos fueron vencidos por la divina Providencia, de manos de Su Santidad el Papa Pío XII que se impuso a esos infiltrados, de modo que no sólo entonces, sino jamás, ni durante toda la “Era antinazi”, de hegemonía de los democratismos judeomasónicos, han obtenido el sancionamiento pontificio, ni, por tanto, tienen carácter magisterial eclesiástico alguno. ¡Por algo será! ¿No? Probablemente nunca como entonces el Santo Oficio recibió de Consultores suyos, “informes” tan de máxima, osada, irracional, rabiosa y gravemente disparatados. Por tanto, nunca se condenó la Supremacía de las Razas Arias. El racismo no ha sido nunca condenado por la Iglesia y con esto termino. La Comisión la creó Pío XI, antes de la guerra y continuó con Pío XII, y no se condenó por tanto no existe punición alguna por parte de la Santa Sede, por creer en la supremacía de las Razas Arias, es decir ser racista, ni "Mein Kampf" no fue condenado y puesto en el índice de los libros prohibidos, al igual que el ser antijudío.

DUODECIMA PARTE. CONCLUSIÓN:

Espero haberme expresado diáfana, clarividente y fundadamente, “a qui pese e a qui non”, como dice Mío Cid, y he resuelto con Historia, el Magisterio Ordinario y Extraordinario de la Iglesia Católica, y Aristocrastismo, demostrando que la Pía Unión de San Pablo Apóstol no es de “novatires”, ni se ha inventado nada esencialmente nuevo. Se ha ceñido a la verdad y ha actuado en consecuencia. E insisto en que, en lo opinable, esta Institución cree que el origen terrenal divinamente Providencial de la supremacía de las Razas Arias es la Hiperbórea, siendo la Atlantida, la estación hiperbórea. Por consiguiente afirmanos y  reiteramos, que para pertenecer a está Milicia de Guerreros de Cristo:

1.). Se ha de ser Católico, Apostólico y Romano.

2.). Tener Limpieza de Sangre.

3.). Pertenecer a una de las Supremas Razas Arias, y no tener taras contempladas en el Derecho Eclesiástico restrictivo en materia de pertenencia al Clero que nosotros "quod ad nos" extendemos a todos los miembros. (No obstante la Pía Unión como Institución  Católica, cumple con la Misión evangélica de Nuestro Señor Jesucristo donde se nos dice "Eúntes in mundum universum praedicàte evangèlium omni creaturaè" (San Marcos, 16, 15-18) como estamos haciendo en la Misión de San Pablo Apóstol de Santa Fe de Bogotá (Colombia), creando un clero autóctono dirigido por Sacerdotes de la Pía Unión y convirtiendo a las almas, aunque estos nunca podrán ser miembros de la Pía Unión de San Pablo Apóstol, excepto judíos y moros, siguiendo la Bula de S.S. Paulo IV, de 14 de Julio de 1555, donde prohibía las Sagradas Ordenes a conversos, judíos, negros, mestizos y moros en la Bula " Aposlolici Verum"), de dichos requisitos si falta el 1° , hay solución: De no ser católico, a uno se lo bautiza y pasa a ser hijo de Dios y de la Iglesia Católica, “Euntes ergo dócete omnes gentes baptizantes eos in nomine Patris et Filii et Spiritus Sancti” (San Mateo, capítulo 28,- 19), sin embargo los otros 2 no tienen remedio “Quod natura non dat Eccleaia non prestat”.

Quien desee obtener más información al respecto, puede escribir al siguiente correo  electrónico: secret.monsrojas@hotmail.es, o llamar por teléfono al 680 813 101. Será  atendendido con la mayor diligencia  y con gran placer por nuestra parte.