Casi siempre se le homensjea a Su Católica Grandeza Episcopal con una danza popular, como es el caso de Vascongadas, en que se le baila un Aurescu.