Después del sermón, S. E. Rvdma se dirige al Altar para dar la bendición papal con indulgencia plenaria.