Anunciada por el archediano la indulgencia, los capellanes cantan el confiteor antes de la bendición.